NEWS BLOG

fruitConsulting_plus.png

El Comercio alemán de Frutas y Verduras tiene un nuevo código de protección para el agricultor

Actualizado: abr 9


Los agricultores continuaron su protesta contra las políticas de precios minoristas y con éxito. La Asociación de los comerciantes de Alemania presenta el nuevo código de conducta para minoristas de alimentos en la cadena de suministro. El sector minorista de alimentos deja en claro que la industria de los supermercados y retail concede una gran importancia al trabajo de la asociación con los agricultores. Aunque aún no finalizadas, anticipan estas especificaciones también la futura legislación en el área de prácticas comerciales.



Con las protestas del año pasado en toda Alemania, los agricultores germanos han agitado el debate sobre precios y condiciones de venta, suministro , calidades etc.. Sin embargo, las reacciones de los distribuidores se dirigían a diferentes direcciones y la industria de minoristas y supermercados estaba en sus opiniones muy dividida.


Sobre todo Lidl y Aldi, pero también Rewe, Edeka y Kaufland han sufrido estas acciones donde varios grupos de agricultores bloqueaban los centros logísticos durante el negocio navideño y exigían más dinero y condiciones sostenibles y más calculables.

Todas estas acciones han provocado de que algo se mueve entre la agricultura y el comercio. Los agricultores continuaron su protesta contra las políticas de precios , trato o suministro y lograron que se realizarán unas videoconferencias con la alta dirección de Aldi Rewe y Co. Ha habido varios formatos de diálogo desde los bloqueos de los agricultores y los políticos alemanes están trabajando en una nueva ley contra las prácticas comerciales desleales que perjudican la agricultura.


Resultado: “El comercio minorista de alimentos alemán tiene un gran interés en la agricultura"

Esto no es de ninguna manera una palabrería. El código de conducta deja esto claro una vez más ”, dijo el presidente de HDE, Josef Sanktjohanser. En el documento, los minoristas de alimentos acuerdan los principios de una cooperación justa con los productores en forma de compromiso propio.

El compromiso en el Código de comportamiento va más allá de la obligación de cumplir con la ley aplicable. Por último, pero no menos importante, los elementos importantes de la Directiva UTP se abordan y por lo tanto, se aplican de inmediato, mientras que las normas de la UE que actualmente se implementarán en la legislación nacional para los contratos de suministro vigentes solo serán aplicables después de un período de transición.

No abusar del poder de mercado

En el código de conducta, se regla que el minorista de alimentos asegura no abusar del poder de mercado existente. Según sus propias declaraciones, el comercio quiere centrarse en pagos justos basados en el mercado y relaciones de suministro a largo plazo.

La ley de competencia prohíbe los precios mínimos

Hasta qué punto la buena voluntad del comercio demostrada en el compromiso voluntario ayudará en última instancia a los agricultores es otra cuestión. En última instancia, los supermercados y las tiendas de descuento deben tener mucho cuidado al hacer acuerdos a favor de los agricultores. La línea roja para las estipulaciones en el compromiso voluntario es proporcionada por la ley antimonopolio. Por tanto, los acuerdos que restringen la competencia, como los precios mínimos, no pueden formar parte del código.

Un defensor del pueblo, para la solución extrajudicial

Además, el acuerdo contiene requisitos para establecer estándares apropiados, para la comunicación con los consumidores, por ejemplo en publicidad, así como un compromiso con las cadenas de suministro regionales. Finalmente, para la solución extrajudicial y voluntaria de controversias entre productores y comerciantes, se está considerando la creación de un defensor del pueblo o una junta de arbitraje, cuyo diseño específico aún se reserva para una regla procesal separada.

¿El consumidor sigue el juego?

Por lo tanto, al final, podría ser especialmente importante para los agricultores que el comercio minorista comience realmente en su publicidad colocando otros factores como la calidad, la sostenibilidad, el bienestar o la regionalidad en un primer plano además del precio. Pero aquí también hay una trampa: la pregunta es si el cliente seguirá el juego.

“La línea roja para las estipulaciones en el compromiso voluntario la proporciona la ley antimonopolio. Los acuerdos que restringen la competencia no pueden ser objeto del código. Las empresas aquí han llegado al límite de lo que permite la ley antimonopolio. Este es un fuerte compromiso con la agricultura.

¿Y que pasará con la agricultura españoles en este juego ?

La situación de los agricultores en España parece desesperada, pero no lo es.

Los problemas en sí mismos no son nuevos. No hay mucho que los agricultores puedan hacer contra un puñado de gigantes de la alimentación. El oficio está en dura competencia y lo traspasa a las importadores o distribuidores, que a su vez pagan menos a los productores que a su vez ... pagan menos a los… y a los….

Exacto: aquí acaba la cadena.

En otros sectores, esto significaría que las empresas se retiran, la oferta se vuelve más escasa y los precios pueden subir. Normalmente, los economistas llaman a esto el "ciclo del cerdo", derivado de los mercadillos de agricultores. Pero esto es exactamente lo que solo funciona de forma limitada en la agricultura. Cualquiera que haya invertido mucho dinero en sus fincas y maquinas no está simplemente reinventando su negocio. Pero si los agricultores se retiran, eso no necesariamente reduce la oferta: A menudo, otras empresas toman el control, que luego simplemente se vuelven más grandes y operan de manera más eficiente. Están tratando de mantenerse de alguna manera en el negocio de masas llamado “agricultura” e idealmente apto para exportación.


Tenemos que tener claro que como origen España vivimos en una dependencia muy grande del mercado alemán. Nuestras producciones basan en ventas de entre un 92% hasta 98% en Europa y Alemania absorbe como primer destino un 26% de la exportación hortofrutícola española.

La exportación española de frutas y hortalizas a Alemania se caracteriza por amplios volúmenes y diversidad de la oferta y sigue en crecimiento. Pero esta nueva conducta ayuda a la regionalidad, que favorece a los productores nacionales o a los de los países mas cercanos. Hay que estar atento a lo que pasa en el futuro, y hay que buscar formas como permanecer presente con este gran porcentaje de suministro.


Los productos deben destacarse entre la multitud, con marcas sólidas.

El Reto de los agricultores es la aparente uniformidad de sus productos. Solo la agricultura ecológica ha logrado escapar de esta maldición. Todos los demás entregan a una gran máquina, que a su vez procesa, empaqueta, etiqueta y comercializa el fruto de su trabajo. A esta máquina no le importa de dónde provienen los productos basicos.

Aquí es exactamente donde los agricultores podrían comenzar: con marcas nuevas y sólidas que no solo representen la regionalidad, sino también estándares particularmente altos, por ejemplo, en la sostenibilidad o en los temas sociales. El consumo consciente solo es posible cuando los productos se destacan entre la multitud, cuando prometen más que el resto y cuando el consumidor conoce las circunstancias.

Esto requiere más cooperación regional, marketing y sistemas de ventas más profesional y para este último, también ayudas públicas. El anonimato de los productos ha provocado la alienación entre agricultores y consumidores. Pero por todo agricultor que se va también se pierde uno como ancla en el suelo, como embajador de la producción regional. Al final de este desarrollo, solo hay un número manejable de grandes empresas o fondos de inversión que compiten en el mercado internacional por quién puede llenar las estanterías del minorista. La agricultura, que también contribuye tanto al carácter del paisaje, en realidad sería solo una parte de la gran máquina.


Los políticos tienen mucho que hacer para evitarlo y pueden dirigir los subsidios agrícolas de Europa con más fuerza que nunca en los servicios ambientales y a la sostenibilidad social local y cientifica. Las conversaciones sobre esto están actualmente en curso entre los gobiernos de Europa y esto no solo beneficiaría a la naturaleza y al medio ambiente. Los agricultores, especialmente las empresas más pequeñas, podrían aprovechar nuevos ingresos de esta manera.


Que más significa esta nueva conducta para nosotros en España?

Por una parte vemos que las protestas alemanas han llevado algo a moverse, y los agricultores alemanes han conseguido dentro de muy poco tiempo con sus movilizaciones y comunicación adecuada un primer acuerdo que por lo menos les ayuda a estabilizar su posición y han conseguido que el consumidor final será a través del retail más informado sobre su importancia , su forma de trabajar y sus productos, costes de producción, etc.

Mientras en España, hemos intentado en los últimos años cambiar cosas, bloqueando las autovías, pegando ostias a camioneros y tirando culpa a quien sea, destrozando fruta, con el resultado de que nada se ha cambiado, no recibimos precios estables, ni tenemos comunicación con el consumidor que al final consume los productos.


Tenemos a un sector de los cítricos a la puerta de una ruina, hemos perdido el monopolio de varios cultivos y nos concentramos en cerrar fronteras en vez de abrir las puertas y hacer relaciones en nuevos mercados.

A parte de esta situación tenemos a muchos países del mundo que estan fijandos sus ojos en este mercado alemana tan sabroso para sus productos de Kenia, Marruecos, Egipto Perú etc.

No estoy seguro, si esta conducta alemana puede ser un possible borrador para el futuro del sector español y un inicio de ver la realidad que nos dice, únete, internacionalízate comunica y acepta que los tiempos de los años 70, 80 , 90 donde alemania mandaba un Fax para pedir producto han pasado y tenemos que empezar a pensar y actuar diferente que nuestros abuelos que en realidad todavía están mandando las empresas.

Una gran parte de los empresarios de la agricultura son muy mayor y no hablan alemán ni ingles o chino, no saben utilizar un Instagram o TIC TOC para poder comunicar con el consumidor y finalmente es el que compra y paga el producto. Además tienen métodos de gestión y trabajo que vienen del Siglo 19, que a su vez no estaban mal, pero no funcionan en los tiempos del 2021.

El modelo actual de agricultura está a punto de colapsar y no soluciona problemas. Por esta razón hacen falta soluciones a largo plazo como el apoyo político y público, donde España está peor posicionado que Alemania.

El sector agrario español esta en riesgo y puede perder la posibilidad del abastecimiento de alimentos de la agricultura española en este País.

Por este motivo tenemos que empezar a buscar la comunicación con el Retail germano y con el consumidor alemán y aun más sabiendo de que un cuarto de nuestra economía hortofrutícola española vive porque comen nuestra fruta y verdura.


No podemos permitirnos que somos solo un simple productor o agricultor que llena las estanterías en los supermercados como Rewe Edeka o Aldi, conociendo que somos su primer proveedor, contribuyendo al mantenimiento de una dieta saludable en este país, por la calidad y diversidad de oferta que aportamos.


En mi opinión estamos a fecha justa para empezar a buscar esta comunicación, porque tenemos algo para darles pero tenemos que aprender hacerlo diferente, porque si no vamos a perder este sector a los competidores de otros países o incluso a los locales.


Oliver Huesmann

Descarga aquí el código de conducta:

Anlage_Verhaltenskodex_29-03-2021
.pdf
Download PDF • 471KB

#alemania #agricultura #pacto #supermercado #comercio #retail #agricultores #edeka #aldi #rewe #politico


168 vistas0 comentarios